Todos los actos celebrados se han adaptado a la Covid-19 cumpliendo con la normativa vigente

Una imagen de la Adoración dentro de la Cabalgata de los Reyes Magos 2022 de Alcoy

Nuestra ciudad ha celebrado un año más la Navidad, si bien en esta ocasión debido a la situación sanitaria se ha tenido que adaptar a la Covid -19. Desde el Gobierno Municipal se quiere agradecer a la ciudadanía la buena predisposición y comprensión ante las medidas adoptadas. Así como el buen comportamiento ya que se respetó en todo momento las decisiones tomadas.

“Acabamos de vivir una Navidad complicada, no hemos podido celebrar los actos como imaginábamos porque la Covid sigue entre nosotros y hemos tenido que adaptar todos los actos a la normativa actual, siguiendo todas las recomendaciones de los técnicos expertos en cada área. Hemos tomado decisiones complicadas pensando en el bien común, y todos nos hemos tenido que sacrificar en algún aspecto para poder vivir la Navidad de la mejor manera posible. Quiero agradecer enormemente la buena predisposición de la ciudadanía y el buen comportamiento que ha tenido, cumpliendo toda la normativa. Además querría dar las gracias a todas las personas, entidades, asociaciones, cuerpos de seguridad, sanitarios, funcionarios y al resto de grupos políticos por su comprensión y porque han hecho posible que la magia volviera a nuestra ciudad ” ha resaltado la concejala de Fiestas, Carolina Ortiz.

Los actos empezaron el sábado 27 de noviembre con el encendido de la iluminación navideña de nuestra ciudad y el descubrimiento en la fachada del Ayuntamiento el cartel anunciador de la Cabalgata de Reyes, obra de Ana Belda Tudela, ganadora del concurso. Hay que destacar dos aspectos de este acto, en primer lugar que se adelantó esta actividad una semana con la intención de dar un mayor ambiente navideño a la ciudad y favorecer también al comercio local. También es importante señalar que este año por primera vez la infancia de la ciudad también estuvo representada en el jurado del concurso del cartel anunciador, ya que además de distintas profesionales de varios centros educativos de la ciudad había un miembro del CLIA, el Consell Local de la Infància i Adolescència.

El Ayuntamiento de Alcoy mediante la Concejalía de Comercio y con la colaboración de la Cámara de Comercio, Federación de Comercio y ACECA organizó un año mas ‘El Mercat de Nadal’. Este año es el segundo que se tienen los datos exactos de visitantes, puesto que por las medidas Cóvid había que tener un control del aforo. En total contabilizaron 28.281 visitantes, es decir una media de 5.686 diarios. Las cifras superan ampliamente a las del pasado año cuando hubo 10.723, con un día menos de Mercado, la media era de 2.681 diarios.

El Mercat de Nadal tuvo lugar del 4 al 8 de diciembre a La Glorieta, siguiendo con todas las medidas sanitarias de protección frente a la Covid-19, aforo máximo y sentido único de circulación dentro del recinto, siempre con el uso obligatorio de mascarilla, y gel hidroalcohólico tanto a los lugares de venta como en las entradas para garantizar la seguridad en todo momento. También estaba prohibido el consumo de bebida y comida en toda la Glorieta, salvo la zona de restauración.

TRILOGÍA NAVIDEÑA

Nuestra ciudad ha vivido los tradicionales actos de la Trilogía Navideña, Pastoretes, Bando y Cabalgata, todos ellos adaptados a la normativa Covid con unas medidas que se han determinado tras diversas reuniones con todas las entidades participantes, así como los Departamentos del Ayuntamiento que intervienen como IGS (Inspección General de Servicios), Policía y Protección Civil, entre otros, así como los grupos políticos que quisieron asistir a las reuniones.

Todos los actos mantuvieron su recorrido pero se redujo considerablemente la participación para que los actos fuesen más fluidos y la gente estuviese el menor tiempo posible en la calle. Todas las personas participantes tuvieron que aportar el certificado de vacunación con la pauta completa y la mascarilla era obligatoria siguiendo la normativa actual tanto para el público como para los participantes.

Por lo que respecta a los actos, en les Pastoretes se suspendió la tradicional ‘torrà’ que se hacía en la plaça d’Espanya y la participación estuvo controlada y limitada a las personas pertenecientes a las entidades, es decir, no pudo salir la ciudadanía como se había podido hasta el momento.

En el Bando, se eliminó el grupo del Pueblo reduciendo la participación de esta manera en unas 200 personas, ampliando el número de burritas de 10 a 14. Con estas dos actuaciones el desfile fue más fluido y se redujeron las aglomeraciones para “tirar las cartas”.

Por lo que respecta a la Cabalgata y para cumplir con la normativa actual el aforo de la plaça d’Espanya tuvo que ser limitado y controlado para el acto de la Adoración, ya que es un acto estático. Estas decisiones se tomaron siguiendo todas las recomendaciones de los departamentos correspondientes. Los vecinos y sus visitas pudieron acceder a sus domicilios teniendo que recoger previamente una pulsera identificativa ya que fue el sistema que indicaron tanto desde Policía, como Protección Civil y la empresa de Seguridad que era el idóneo y adecuado para garantizar que se cumplía con el aforo, en una reunión en la que estaban invitados todos los grupos políticos de la corporación y los pocos que asistieron pudieron hacer sus aportaciones, cosa que fue agradecida por la edil de Fiestas, Carolina Ortiz. El aforo según el informe de Ingeniero se estableció en 1.240 personas en 7 sectores, en estos espacios había un mínimo de 2 metros cuadrados por persona. Las entradas gratuitas se pudieron conseguir en ticketalcoi.

Respecto a la Cabalgata, este año, tal como ya hemos comentado la intención es que fuese más fluida para intentar que la gente estuviese el menor tiempo posible en la calle y fue un hecho que sucedió, reduciendo de forma considerable el tiempo de la cabalgata de 4 horas en los últimos años a 2 horas y media. Este año los Reyes Magos no besaron ni se repartieron caramelos u otros alimentos al público. Según explicaron desde la Organización del acto, este año hubo mucho menos público que en otros años.

Respecto al reparto de paquetes, también hubo un número mucho menor, con 300 menos que en los últimos años, quedando este año en 550. También se redujo el número de pajes hasta los 269 de los 450 de 2020 para de esta manera intentar evitar el número de personas que estaban en contacto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here